Entradas

Derechos del niño

Asistimos a la jornada “Derechos de acceso de los niños a la información”

El avance en el uso de las plataformas digitales de intercambio de contenidos entre los niños junto con la penetración del uso masivo de dispositivos móviles, ha transformado el cómo, cuándo y dónde la infancia accede a la información y se comunica, relegando de manera notoria el visionado de contenidos no lineales, como la televisión, con mayor regulación horaria y de contenidos. Para debatir sobre estas cuestiones la Cátedra asistió a la jornada “Derechos de acceso de los niños y niñas a la información’, organizada por la Cátedra de Santander.

cátedra tmkf

Las deficiencias en la regulación del contenido y de la publicidad no adecuada que reciben los niños y niñas en Internet y las redes sociales necesita de un avance en la garantía de sus derechos como usuarios y usuarias de Internet. Se trata de una labor que requiere de la participación consensuada de muchos actores para su logro efectivo. Por una parte, de la del Estado como regulador garantista de la aplicación de la norma. Por otra, de las empresas en su necesaria implicación con los derechos de los niños y niñas. Y los consumidores y usuarios, tanto adultos como niños, demandantes de un servicio de calidad.

niños catedra

Los objetivos de la jornada fueron: limitar el debate en torno a cuestiones clave y desde una perspectiva de derechos de infancia, identificar las deficiencias históricas en el entorno audiovisual, vincular a los distintos actores en torno a las cuestiones clave a debatir, identificar las demandas de los distintos actores, implicar mayoritariamente a la empresa en la defensa de los derechos de los niños y niñas, y trabajar en un consenso y compromiso a favor de sus derechos de acceso a la información.

La publicidad y la dieta

Efectos de la publicidad “unhealthy” en los más pequeños

El marketing de los productos menos saludables llega a ser perjudicial para los más pequeños, y no sólo porque quieran comprarlos. Como muestra el estudio “The Effect of Advertising on Children and Adolescents”, estos anuncios incrementan la probabilidad de sufrir obesidad e incitan al hiperconsumismo. Además, la exposición de niños y adolescentes a la publicidad de bebidas alcohólicas puede tener consecuencias determinantes en su futuro comportamiento: los hace más susceptibles de empezar a tomarlo y aumenta el consumo en los jóvenes que ya beben.

La publicidad y la dieta

Otro factor de riesgo es el tabaco. A pesar de que sus anuncios en televisión llevan prohibidos más de 40 años, la exposición de los más pequeños a la publicidad de cigarrillos electrónicos o similares ha crecido exponencialmente desde 2011, y está demostrado que los sustitutivos del tabaco incrementan su adicción entre los adolescentes.

Según el estudio, la exposición de los menores a este tipo de publicidad, el materialismo y el conflicto padres-hijos, son conceptos que están relacionados. Se podría decir que los efectos negativos del marketing de estos productos no solo se centran en el tipo de dieta sino que afectan a la visión que los niños y jóvenes tienen de sus bienes, de lo que poseen, y de ellos mismos como consumidores.

La publicidad y la dieta

Los menores tienen que seguir considerándose el target más vulnerable dada su escasa percepción de la persuasión que conlleva la publicidad, más aún cuando los mensajes que reciben han dejado de ser pasivos: hoy día requieren de una interacción que los posiciona como sujetos activos. Desde la Cátedra TMKF trabajamos para estar lo más actualizados posible, tanto a nivel docente como a nivel personal, para que todas las investigaciones que analicemos tengan en cuenta las preocupaciones de padres y marcas en el entorno infantil.

marketing infantil

Menores reaccionando a los riesgos en internet

Extracto de Net children go mobile: Riesgos y oportunidades en internet y uso de dispositivos móviles entre menores españoles (2010-2015)

La mayoría de las experiencias online no tienen por qué ser dañinas, de hecho los menores no tienen por qué percibirlas como peligrosas o problemáticas. Sin embargo, cuando se encuentran con situaciones negativas en internet, los niños y adolescentes despliegan una serie de estrategias para adaptarse a la problemática. Afrontar riesgos online implica adoptar una serie de medidas específicas.

Los menores tienden a seguir tres estrategias:

  1. Respuestas pasivas, que conforman las actitudes resignadas y autoacusatorias.
  2. Respuestas proactivas, que se basan en el reporte de denuncias o el bloqueo de usuarios.
  3. Respuestas comunicativas, hablar sobre ello con un adulto.

Aprender a gestionar las experiencias negativas de una manera eficaz, así como detectar cuáles son las respuestas más adecuadas para cada ocasión, forman parte del proceso de construcción de resiliencia y adaptación al entorno.

La estrategia para afrontar los riesgos online más habitualmente utilizada por los menores pasa por buscar apoyo en su entorno social, aunque en muchos casos tienden a combinar estrategias. Madres (84%), padres (76%) y amigos (58%) representan las fuentes de apoyo a las que recurren de modo “muy” o “bastante” probable. Por el contrario, para la mayoría de menores sería “muy” o “bastante” improbable recurrir a profesores (60%) o personas dedicadas a ayudar a los niños que han sufrido experiencias online negativas (59%).

Marketing Infantil

La importancia de padres y madres como fuente primaria de apoyo en caso de experiencias desagradables disminuye con la edad y particularmente entre los niños. Como vemos, el género marca variaciones relevantes: las chicas adolescentes tienden a hablar con sus amigos y más aún con sus madres. Sin embargo, las variaciones según el ESE (estatus socioeconómico) son las más destacables ya que los menores provenientes de familias con menor estatus están menos predispuestos a recurrir a alguien de apoyo ante una experiencia online negativa.

 

marketing infantil

Código de conducta online para menores, restricciones de uso

Tras la iniciativa de Reino Unido sobre el uso infantil de las plataformas online, que pide que los menores de edad no puedan dar me gusta en sus redes sociales, hemos querido analizar una situación que localiza el debate en control sí o control no.

La propuesta de UK forma parte de un código de conducta que consta de 16 puntos, entre los que encontramos eliminar los botones de like y las rachas en Snapchat. Con esta idea se pretende que tanto plataformas como desarrolladores de servicios online de uso infantil trabajen de manera responsable ya que el público al que se dirigen es vulnerable.

Marketing Infantil

Si nos centramos en el acceso a internet, vemos que se extiende la práctica común de mentir en la edad, un 27% de los niños registra una edad falsa para poder obtener un perfil en rrss. Las plataformas deben preocuparse por hacer un control exhaustivo, al igual que los padres. Algo más de un tercio de la generación interactiva declara, durante sus momentos de navegación por Internet, la ausencia de cualquier acción o interés por parte de sus padres. Las dos conductas con mayor conciencia de restricción parental por parte de los menores son la adquisición de bienes y servicios, y la posibilidad de ofrecer datos personales.

Marketing Infantil

El papel de los padres es encontrar el equilibrio entre darles a sus hijos la libertad que necesitan y limitar el acceso a según qué apps o maneras de usarlas para su edad. Así como se deberían alabar las virtudes, no se debería subestimar los riesgos que conllevan las redes sociales. Enseñar desde pequeños a darles una buena utilización ayuda a la salida a ese “mundo 2.0” en el que si bien es imposible controlar todos los agentes externos que pueden aparecer, al menos puedan tener las herramientas necesarias para poder hacerles frente. El papel de desarrolladores y plataformas se tiene que centrar en defender los intereses y el bienestar de los niños en general, con medidas de privacidad responsables.

Desde la Cátedra TMKF trabajamos para estar lo más actualizados posible, tanto a nivel docente como a nivel personal, y para que todas las investigaciones que realicemos tengan en cuenta las preocupaciones de padres y marcas en el entorno infantil.

Inclusión social

Integración e inclusión, vías de school marketing opuestas

La participación y los acuerdos vertebran la base de una y las carencias de otra. Integración e inclusión, conceptos educativos de school marketing opuestos en forma aunque similares en objetivos, representan uno de los focos de debate más activos de los últimos años.  Se define integración como todo proceso dinámico y multifactorial que posibilita a las personas que se encuentran en un sistema marginal participar del nivel mínimo de bienestar sociovital alcanzado en un determinado país. La base de este significado es compartida con el término ‘inclusión’, las diferencias las encontramos en la filosofía de cada uno.

Las propuestas de integración social son parciales y condicionadas, trabaja en transformaciones superficiales y tiende a disfrazar las limitaciones para aumentar la posibilidad de inserción. Digamos que se trata de forzar a las personas que se encuentran en los márgenes del sistema a encajar de manera rígida y sin profundizar en su problemática. La inclusión pretende romper con este modelo basándose en la equidad, la cooperación y la solidaridad. Desde una inserción total e incondicional defiende la ruptura con el sistema para conseguir transformaciones radicales, para incorporar los márgenes a través de la colaboración.

Inclusión social

A pesar de que ambas vías educativas comparten objetivo final, el desarrollo de los métodos que lograrán su consecución transcurre por caminos totalmente opuestos. Para que la inclusión se postule parte del school marketing, el contexto comunitario educativo debe ser favorable, es decir, tanto las administraciones, centros y profesores tienen que trabajar en pos de ello. La transformación social que vivimos actualmente hace que el único camino posible en cualquier entorno educativo sea la diversidad.

Poco a poco, la sociedad reclama una enseñanza más diversa y de mejor calidad. Esto es especialmente importante en el público infantil, ya que su socialización está influenciada por su experiencia educativa. Desde la industria publicitaria, desde el school marketing,  también debemos tener presente que a través de nuestra actividad transmitimos valores y visiones del mundo.

Marketing Infantil

¿Se está olvidando el marketing infantil de sus protagonistas?

El público más joven, el target más sensible, aquel al que la comunicación apela cuando de marketing infantil se trata. Las bases de un mercado propio, de influencia y de futuro se tambalean si desde la publicidad nos olvidamos de su entorno, las estrategias que deberían estar basadas en las experiencias personales de los niños se están posicionando al mismo nivel que cualquier otra segmentación, es decir, se hace publicidad dirigida a los niños de la misma manera que se hace para cualquier otro consumidor.

La venta de productos puede llegar a alzarse en algunas ocasiones frente a la co-participación, cuando es primordial empoderar a los niños haciéndoles partícipes del proceso de producción publicitaria. No podemos olvidar que el target al que apelamos es menor de edad, está construyendo sus concepciones del mundo, por lo que la ética y la efectividad de las campañas de comunicación infantil nunca pueden ser conceptos excluyentes: los menores son un público exigente que nos obliga a basar el mensaje en el respeto, lo que decimos no solo tiene un objetivo comercial sino de transmisión de valores.

¿Se está olvidando el marketing infantil de sus protagonistas?

Una de las consecuencias que deriva de la tendencia al olvido de los intereses del público es la pérdida de confianza por parte del target en las marcas, así lo ponen de relevancia datos como que el 75% de la Generación Y no confía en ellas mientras que el 68% de la Generación Z cree que son responsables del impacto de sus contenidos publicitarios en la sociedad. Si no investigamos ni conocemos bien a la audiencia, nuestras estrategias de marketing infantil se sentirán lejanas, los consumidores no empatizarán con el mensaje.

Las principales quejas de los consumidores más pequeños en relación a la publicidad que perciben es que les resulta aburrida, pesada. Puede que la tendencia a enfocar las campañas hacia la figura del padre/madre, la que tiene capacidad económica, nos aleje de la más importante. Los protagonistas del marketing infantil son los niños, y si bien antes de los nueve años resulta complejo no dirigir la publicidad a los padres, es necesario hacer un guiño siempre al niño; a partir de esa edad todos los contenidos deben ir enfocados directamente a los menores, sobre todo cuando pasan de los trece años. Es primordial adaptarse a la edad.

Marketing Infantil

Los hogares con niños gastan 28.200 euros de media al año y más del 40% del gasto tiene como protagonista al pequeño. En este contexto, el marketing infantil tiene que poner en valor el recuerdo, las marcas nos acompañan desde la infancia y esa experiencia es la que recordamos de adultos. Poner en marcha contenidos que permanezcan en la memoria colectiva es imprescindible, moldear el mensaje para según qué edad es vital y centrar el proceso de producción en la experiencia del menor debe constituir siempre la base de nuestro trabajo.

Hitos de la Cátedra TMKF

La Cátedra TMKF se vuelve internacional: nuestros viajes en 2018

Para llenar un vacío tanto formativo como profesional, la Cátedra UCM/TMKF ha querido consolidar durante el año su posición internacional. Una organización que nace por la demanda de formación específica en términos de consumo, tendencias de comunicación infantil, creatividad y marketing juvenil y familiar, a través de la que se ha trabajado para divulgar investigación y conocimientos en otros países y continentes: en 2018 la Cátedra ha cumplido sus propósitos.

A mitad de año, Patricia Núñez, en representación de la Cátedra TMKF y como experta en redes sociales e infancia visitó el Politécnico Grancolombiano de Bogotá para aportar su visión sobre las nuevas tendencias en comunicación infantil. En el encuentro, organizado por la Facultad de Mercadeo, Comunicación y Artes, la profesora profundizó en su investigación sobre el uso que hacen los más pequeños de las redes sociales. Además, se realizó una visita al colegio Eduardo Umaña Mendoza que tenía por objetivo que los niños pertenecientes a sectores vulnerables de la población reconociesen sus derechos, los difundiesen y mejorasen sus competencias comunicativas para transmitirlos con mayor facilidad. El encuentro se cerró con la firma de un acuerdo de colaboración para la investigación entre colegios españoles y colombianos.

En el mes de abril la Cátedra pasó por la Universidad de Poitiers, Francia, para acudir a la 8º Conferencia Internacional de Consumo de Niños y Adolescentes. Con la intención de continuar la investigación y el diálogo interdisciplinario sobre niños y adolescentes como consumidores, esta edición trató la temática específica de las industrias creativas. Tras varias reuniones se consiguió firmar el acuerdo para la consecución del Máster en Marketing Infantil dentro del programa Erasmus Munde.

Tras los éxitos de estos dos acuerdos, el año terminó con la asistencia a la séptima edición de la conferencia bienal de ECREA (European Communication Research and Education Assosiation), la asociación europea de comunicación más relevante. En ella estuvieron presentes más de 1400 académicos y expertos de comunicación de toda Europa. La conferencia tuvo como objetivo analizar y abordar el tema “Centros y periferia: comunicación, investigación y traducción” desde múltiples perspectivas en el marco de la comunicación infantil.

niños catedra

La publicidad infantil suspende en igualdad

Todos los días niños y niñas se ven bombardeados con cientos de piezas publicitaria, por lo que es necesario que la sociedad en general mantenga una actitud crítica ante estos mensajes.

La publicidad es otro de los medios a través de los niños y niñas socializan, por lo que tiene mucha más importancia de la que puede parecer a simple vista. El mensaje de la publicidad transmite, a un nivel más o menos consciente, una cierta mirada del mundo.  A través de la comunicación comercial podemos ayudar a difundir mensajes que potencien valores de igualdad entre los más pequeños, pero también podemos seguir perpetuando estereotipos sobre los que se asientan situaciones de discriminación, como el racismo o el machismo. Desgraciadamente, parece que la publicidad infantil se sigue acercando más a la segunda opción que a la primera.

niños catedra

En este contexto, la representación de la diversidad de niños y niñas en la publicidad infantil tiene un papel esencial para cambiar las tornas. De hecho, la mayoría de la población infantil queda completamente excluida de la publicidad. Esta misma semana Lluís Mas, investigador de la la Universitat Pompeu Fabra, ha publicado un estudio con unos resultados muy claros: la publicidad infantil sólo muestra a niños blancos, delgados y sin discapacidades. Esta representación coincide a la perfección con lo que se considera como “estándar” en Occidente, y no es casualidad. A través de la publicidad que creamos, reforzamos nuestros propios valores, aunque sean perjudiciales para los menores.

Pero ¿por qué es tan importante la representación en la publicidad? Más allá de que la industria publicitaria, de manera torpe, sigue excluyendo a la gran mayoría de su público potencial de su comunicación, es especialmente problemático que ciertos grupos estén completamente invisibilizados en los medios. Es importante que niños y niñas, sean racializados o blancos, tengan discapacidades o no, puedan verse representados en posiciones positivas. Este hecho tan sencillo, es fundamental para que los menores puedan aceptar y normalizar su propia identidad. También colabora en el que los niños que sí se encuentran representados normalicen identidades diversas.

Pese a todo, parece que poco a poco, tanto padres y madres como profesionales de la industria se están concienciando con la problemática de la representación. En este aspecto, en los últimos años hemos visto distintas controversias en lo que respecta a la representación del género en las comunicaciones comerciales. La publicidad infantil es tal vez una de las comunicaciones que más consolida las identidades de género de los más pequeños, al mismo tiempo que les ayuda a construirlas. No podemos negar que la comunicación infantil refuerza las identidades femenina y masculina, y le asume a cada una de ellas unos roles, que suelen coincidir con los tradicionales.

La representación constante en el tiempo de un grupo, asociándolo siempre a los mismos elementos, deriva en la creación de estereotipos por parte del público. De acuerdo con el Consejo del Audiovisual de Cataluña, el estereotipo más común de las niñas en los anuncios de juguetes es el de cuidadoras asociadas a juguetes como muñecas, mientras que los niños son más activos y juegan con coches, elementos bélicos o material experimental.

En los últimos años hemos asistido a polémicas de este tipo sobre los catálogos de juguetes propios de la época navideña. Estos catálogos, habitualmente, han sido un bien ejemplo del binarismo de género y de la atribución de roles diferenciados a niños y niñas por el hecho de serlo. De este modo podemos encontrar los juguetes destinados a cada uno de los géneros completa y radicalmente separados unos de otros. Los niños sólo juegan con juguetes de niños. Las niñas sólo juegan con juguetes de niñas. Sin embargo, la marca Toy Planet se ha animado a crear catálogos inclusivos. En ellos no existe una división entre niños y niñas y ambos géneros aparecen jugando de forma diversa. Por otro lado, pese a no haber penalizado ningún catálogo de juguetes a día de hoy, la asociación de autorregulación Autocontrol atiende cada vez más reclamaciones a este respecto.

Pongamos un ejemplo. Ya hemos mencionado los catálogos inclusivos en cuanto a género de Toy Planet, que sin embargo siguen suspendiendo en diversidad racial. Es su catálogo de estas pasadas navidades, según un análisis de El Diario tan solo encontramos un niño racializado en 200 páginas. En cuanto a los juguetes, encontramos 4 muñecos en todo el catálogo que representan a personas negras, siendo 3 de ellos personajes de películas o series. La controversia más sonada a este respecto vino de la mano de HyM. En las fotografías promocionales de una de sus líneas de ropa infantil aparecían dos niños, uno racializado y otro blanco. En la sudadera del niño negro podía leerse “el mono más cool de la jungla”. Es decir, aparecía un niño racializado junto a una expresión que históricamente se ha utilizado como insulto racista hacia las personas negras. El escándalo se saldó con una gran pérdida de imagen de HyM, con la sudadera retirada de tiendas online tan importantes como eBay y con la contratación por parte de la empresa de un “director de diversidad” como forma de reiterar su compromiso contra el racismo.

En cuanto a otros tipos de representación, como la diversidad corporal o la diversidad funcional, no podemos analizar demasiados casos, porque, directamente, son prácticamente inexistentes. Los niños y niñas que no son delgados no existen para la publicidad. Los que tienen discapacidades aparecen casi únicamente en campañas institucionales con el fin de concienciar, pero no en la publicidad infantil.

Poco a poco, la sociedad reclama una representación más diversa y de mejor calidad. Esto es especialmente importante en el público infantil, ya que su socialización está influenciada por la imagen de ellos mismos que ofrecen los medios. Desde la industria publicitaria debemos tener presente que a través de nuestra actividad también transmitimos valores y visiones del mundo. En nuestras manos está poner nuestro granito de arena para luchar contra estereotipos dañinos.

_MG_0839

Descubre las claves de la comunicación infantil con la Cátedra TMKF

Los Desayunos Kids entran en el 2018 marcando claves comunicativas para las estrategias de Marketing infantil y adolescente. Como en otras ocasiones, la Universidad Complutense de Madrid y la Universitat Pompeu Fabra acogieron a profesionales del sector los días 14 y 15 de febrero respectivamente. 

_MG_0745

The Modern Kids and Family presentó durante los Desyunos Kids el informe “La infancia en España” a representantes de más de quince marcas. Dicho informe analiza la situación de niños y niñas en nuestro país y ha sido elaborado por especialistas de la agencia. A continuación veremos algunas de esas claves:

Los hábitos de juego de niños y niñas han variado mucho en los últimos años. El tiempo de juego en exterior ha disminuido, ya que aproximadamente sólo la mitad de los niños juega a diario en la calle, mientras que el 5% no lo hace nunca.

Tomando como referencia los hábitos de juego, la agencia TMKF ha realizado una clasificación de cuatro tipos de consumidores.

En primer lugar tenemos a “los triunfadores”, niños y niñas a los que les gustan las cosas que son mejores y que les suponen un reto. En segundo lugar, están “los soñadores”, cuya principal preferencia son juguetes con formatos innovadores. También tenemos a los “líderes”, con interés en los juegos sociales y el reconocimiento por parte del grupo y, por último, a los “colaboradores”, apasionados por formar parte del grupo y trabajar cooperativamente.

Además de los hábitos de juego, existen otros factores que explican la situación del consumo infantil en la actualidad en España. Principalmente son dos: en los hogares españoles hay pocos menores y, además, los padres no disponen de mucho tiempo para estar con ellos.

Otro factor importante es la paga de los más pequeños. España se encuentra en el tercer puesto en el ranking europeo de países con pagas infantiles más altas, ya que niños y niñas reciben una media de 30€ mensuales. Las marcas tienen en cuenta este factor y para llegar a los más pequeños utilizan un lenguaje altamente emocional.

¿Lo estamos haciendo bien?, ¿cómo afecta la comunicación publicitaria en la infancia?

En España, la publicidad infantil se dirigie directamente a los padres hasta que los niños y niñas alcanzan los ocho años. Es a partir de esta edad cuando las marcas pueden incluir guiños en sus comunicaciones. Sin embargo, existen ciertos elementos de la comunicación que el público infantil asimila de forma sorprendente desde temprana edad. Por ejemplo, sabemos que los niños de dos años son capaces de reconocer el logo de una marca o el jingle de un anuncio.

Esto hace los niños y niñas, a pesar de no ser consumidores activos, se hayan convertido en los mejores prescriptores de marca para sus familias. Hay ciertos sectores de la industria que ya están explotando esta nueva faceta de los más pequeños como consejeros de consumo para sus padres y madres. Es por ejemplo el caso del sector automovilístico, en el que podemos encontrar con más frecuencia de la que pensamos anuncios que aluden directamente a los hijos para que sean ellos los que convenzan a sus padres.

El tiempo libre de los niños, así como el uso de las nuevas tecnologías, son factores fundamentales que las marcas tienen en cuenta para comunicarse con ellos.

Como es lógico, en la actualidad los niños pasan la mayor parte de su tiempo en el colegio, ya sea en clase o realizando actividades extraescolares.

En cuanto a las vacaciones, los campamentos siguen siendo la opción favorita de los más pequeños. Conscientes de ello, la agencia TMKF ha creado programas escolares de sensibilización cuyos premios son campamentos, como es el caso del 34º Concurso de la ONCE y su Fundación o “Hazlo Verde” de Leroy Merlin España.

Con respecto al tiempo libre, a los niños y niñas les gusta ver la televisión, y de hecho entre los dos y los cinco años ven semanalmente una media de 32 horas de televisión, mientras que entre los seis y once años, consumen unas 26 horas. Es importante destacar que nos encontramos ante una generación hiperconectada, muy informada y multipantalla.

El móvil, cómo no, también he revolucionado la forma de comunicarnos con el público infantil. En la actualidad casi el 94% de los adolescentes de 15 años tiene un teléfono móvil, mientras que el 25% de los niños de 10 años. .

Para los más pequeños, el móvil es un símbolo de integración en el grupo de amigos, mientras que para sus padres y madres es sinónimo de seguridad, tanto por la capacidad de control que permite, como por suponer un recurso para sus hijos en casos de emergencia.

En cuanto a los usos del teléfono móvil, mayoritariamente (81%) se usan aplicaciones de mensajería instantánea, seguido de las redes sociales (77%). Destacan también el consumo de música (65%) y las plataformas de vídeo en streaming (52%). El uso de los smartphones por parte del público infantil ha supuesto un cambio importante en las planificaciones de medios, y se estima que a finales de este mismo año la publicidad programática va a suponer entre el 10% y el 20% de la inversión en publicidad digital infantil.

Sin embargo, dentro de la reflexión de la publicidad y la infancia, no podemos dejar de lado uno de los aspectos más importantes y a la vez problemáticos de la publicidad.

¿Qué valores se transmiten a los menores desde las comunicaciones infantiles?

Las marcas tienen la capacidad de transformar valores sociales, y cada vez se da más importancia a temas como la representación racial, la diversidad sexual o el género. Un ejemplo de este último es Barbie, que ha sabido adaptar su comunicación a los nuevos tiempos y a las demandas sociales de igualdad de género animando a las niñas a conseguir todo lo que se propongan más allá de los roles de género.

Las marcas han de ser muy conscientes de la responsabilidad social de sus acciones y mensajes cuando hablamos de publicidad infantil. El respeto y ser conocedores de las buenas y las malas prácticas son esenciales para unas correctas comunicaciones dirigidas a la infancia.

Como hemos visto, el consumo y la publicidad infantil tienen una gran importancia social, y es importante que todas las partes implicadas en la industria de la comunicación sean conscientes de este hecho.

Para llegar a los niños no podemos utilizar las mismas fórmulas que usamos para la comunicación con adultos. La clave de esta investigación está en estudiar este público. Sólo de esta manera, entre todos seremos capaces de crear comunicaciones adecuadas y éticas para el público infantil que permitan formar a consumidores críticos y responsables.

Desde la Cátedra TMKF haremos todo lo que esté en nuestra mano para conseguir este objetivo. Y si tú también quieres conseguirlo, te invitamos a estar pendiente de nuestro próximo Desayuno Kids.

NIÑIS CATEDRA (1)

¿Qué pasa con la generación Alpha?

En marketing y comunicación es común hablar de “generaciones”. Nos permiten hablar de manera generalizada de las características y de los hábitos de consumo de las personas en función de la época en la que nacieron.

 

Leer más