Víctor M. López

Víctor M. López es un tipo raro. Estudió Derecho porque le apetecía y lo dejó porque no se veía. Empezó a trabajar como Project Manager de LA compañía de Internet: Teknoland, sin saber lo que era un attach ni hablar una pizca de inglés. Acabó siendo Director de Operaciones y se aburrió de trabajar para ilustres clientes.

Entonces decidió que tenía que parir y fue la madre de Pocoyó (porque el éxito tiene muchos padres pero madre no hay más que una). Hizo un máster en la mejor escuela de artes marciales del mundo: Shuriken School y enseño a jugar a las chapas a una generación con uno de los primeros juegos virales en Internet, Play Chapas.

Podría haberse dado a la bebida pero fundó Vodka y se dedicó a cantar y bailar con Jelly Jamm y Guille Milkyway, surcó los mares con Pirata y Capitano y fue el más lunático con Bugsted… por cierto, quizá haya una cinematográfica sorpresa pronto.

La crisis, ¿qué crisis? Le pilló justo cuando nos íbamos a la cama y decidió que la Familia Telerín podría ser un buen contenido transmedia y la añoranza le hizo volver a jugar con Pin y Pon, dedicarle una serie, hacerlo digital y llevarlo por el mundo.

Anima Kitchent es su último proyecto, ilusión y unas renovadas ganas de hacer contenidos… transmedia, los llaman ahora. Vamos, de contar historias e intentar que las vean, las escuchen y se diviertan.

+ DOCENTES