Mujeres en la historia

¿Cuenta la historia con las mujeres? Las niñas y su falta de referentes

La historia de los pueblos no es más que la historia del enfrentamiento entre hombres, como dijo Sharp. Las mujeres existieron, pero no lo contaron, y si lo hicieron fueron ellas mismas bajo pseudónimos o consecuencias voraces. Los estudios más recientes, que muestran cómo los referentes femeninos representan tan solo el 7,5% del total de figuras que aparecen en los libros de la ESO, han articulado el retrato de las sociedades que invisibilizan a una parte. Como individuos que se mueven entre estas sociedades, la responsabilidad no se nos escapa y por ello no queremos dejar de dar un repaso a algunas de las tantas olvidadas por la historia dominante; el marketing infantil también quiere aportar su propuesta en la visibilidad de las mujeres.

Desde hace siglos nos han negado la posibilidad de acceder a referentes fundamentales en todas las disciplinas, apartando a las mujeres del foco de lo merecedor de ser estudiado. Con unos libros de texto articulados sobre la figura del hombre, el aprendizaje de las más pequeñas gira alrededor de la nula visibilidad de su femenino. Casos flagrantes son los que encontramos en cultura y ciencia, ámbitos que han contado con personalidades tan decisivas como María Luz Morales, primera editora de un periódico nacional, Ángela Ruiz Robles, precursora del libro electrónico, Lita Cabelut, la pintora española más cotizada o la gran María Moliner, que empleó 15 años de su vida en escribir un diccionario, sola y a lápiz, dos veces más largo que el de la RAE. Ellas y muchas más aportaron avances fundamentales a una sociedad que no las reconocía.

Lita Cabelut

El rechazo de los trabajos de las que vivían en mujer ha sido siempre sistémico, calculado y prolongado durante la historia: si queremos referentes, nos los tenemos que buscar; si queremos que las más pequeñas se conviertan en quién quieran ser, tenemos que mostrarles todos los referentes posibles. La publicidad es otro de los medios a través de los niños y niñas socializan, por lo que tiene mucha más importancia de la que puede parecer a simple vista. El mensaje de la publicidad transmite, a un nivel más o menos consciente, una cierta mirada del mundo.  A través de la comunicación comercial podemos ayudar a difundir mensajes que potencien valores de igualdad entre los más pequeños, pero también podemos seguir perpetuando estereotipos sobre los que se asientan situaciones de discriminación, como el racismo o el machismo.

Más allá de que la industria publicitaria, de manera torpe, sigue excluyendo a la gran mayoría de su público potencial de su comunicación, es especialmente problemático que ciertos grupos estén completamente invisibilizados en los medios. Es importante que las niñas, sean racializadas o blancas, tengan discapacidades o no, puedan verse representadas en posiciones positivas dentro del marketing infantil.

Niñas en publicidad

Empoderar a las niñas para que se atrevan a ser lo que quieran, dotándoles de las herramientas y el conocimiento para elevar su confianza y potencial, es imprescindible para que lleguen a lograr sus metas. Asimismo, luchar contra los estereotipos de quien vive en mujer poniendo especial énfasis en el papel que han tenido a lo largo de la historia es tarea pendiente en la enseñanza impartida en los coles. Desde la Cátedra TMKF, conscientes de la responsabilidad social que tenemos al tratar en el marketing infantil, hemos querido apostar por la difusión y puesta en práctica de una igualdad real.