marketing infantil

Menores reaccionando a los riesgos en internet

Extracto de Net children go mobile: Riesgos y oportunidades en internet y uso de dispositivos móviles entre menores españoles (2010-2015)

La mayoría de las experiencias online no tienen por qué ser dañinas, de hecho los menores no tienen por qué percibirlas como peligrosas o problemáticas. Sin embargo, cuando se encuentran con situaciones negativas en internet, los niños y adolescentes despliegan una serie de estrategias para adaptarse a la problemática. Afrontar riesgos online implica adoptar una serie de medidas específicas.

Los menores tienden a seguir tres estrategias:

  1. Respuestas pasivas, que conforman las actitudes resignadas y autoacusatorias.
  2. Respuestas proactivas, que se basan en el reporte de denuncias o el bloqueo de usuarios.
  3. Respuestas comunicativas, hablar sobre ello con un adulto.

Aprender a gestionar las experiencias negativas de una manera eficaz, así como detectar cuáles son las respuestas más adecuadas para cada ocasión, forman parte del proceso de construcción de resiliencia y adaptación al entorno.

La estrategia para afrontar los riesgos online más habitualmente utilizada por los menores pasa por buscar apoyo en su entorno social, aunque en muchos casos tienden a combinar estrategias. Madres (84%), padres (76%) y amigos (58%) representan las fuentes de apoyo a las que recurren de modo “muy” o “bastante” probable. Por el contrario, para la mayoría de menores sería “muy” o “bastante” improbable recurrir a profesores (60%) o personas dedicadas a ayudar a los niños que han sufrido experiencias online negativas (59%).

Marketing Infantil

La importancia de padres y madres como fuente primaria de apoyo en caso de experiencias desagradables disminuye con la edad y particularmente entre los niños. Como vemos, el género marca variaciones relevantes: las chicas adolescentes tienden a hablar con sus amigos y más aún con sus madres. Sin embargo, las variaciones según el ESE (estatus socioeconómico) son las más destacables ya que los menores provenientes de familias con menor estatus están menos predispuestos a recurrir a alguien de apoyo ante una experiencia online negativa.